martes, 21 de agosto de 2012

Cuento "La semillita dormida"

                                            CUENTO  "La semillita dormida"

Había una vez una semillita que estaba bien dormidita dentro de su casita, su casita estaba bajo la tierra. 

Un día llegó el sol y con sus bracitos tibios comenzó a hacerla cosquillas en la barriguita. 

-Despiértate dormilona- le decía, pero la semillita remolona no quería abrir su casita.

El señor sol comenzó a calentarla más y más y de pronto la semillita estiró poquito a poco una patita, esa patita se llama raíz. Luego vino la señora lluvia y le mojo la carita con sus suaves gotitas.

-¡Arriba, arriba hay que levantarse! –

-Uuuuhaaaaahhh,uuu- bostezaba la semillita. Y poquito a poco fue estirando sus bracitos y rompiendo un poquito su casita fresquita.

El señor sol y la señora lluvia la alentaban para que pronto saliera de debajo de la tierra y estiraba sus bracitos aún más. Una tortuga que pasaba por allí se sentó a esperar que la semillita apareciera. Total, ella no tenía mucha prisa… También vinieron algunas mariposas. 

De pronto, unos pequeñísimos brotecitos comenzaron a asomarse en la húmeda tierra. 
-¡Bienvenido!- le dijeron todos. 

-Ahora sí me puedo estirar bien-, dijo la semillita, y se estiró y se estiró como nosotros después de levantarnos de una linda siesta. A la semillita comenzaron a salirle unas verdes hojitas y por último, para recibir a la señora primavera que estaba por llegar, se vistió de hermosas flores de muchos colores. 

La tortuga y las mariposas aplaudían muy contentas y el señor sol y la señora lluvia sonreían muy satisfechos por haber ayudado a la semillita a crecer feliz

No hay comentarios:

Publicar un comentario